jueves, 18 de mayo de 2017

TALLARINES TRES DELICIAS



Tallarines tres delicias



Todavía no he visitado China pero es un viaje que tengo pendiente y espero hacer algún día. Me atrae su cultura milenaria, sus costumbres tradicionales, su gastronomía, las películas sobre la China Imperial y un montón de novelas que he releído una y otra vez. Cada vez que dan un reportaje me quedo pegada a la pantalla porque siempre hay algo que me sorprende. El saber no ocupa lugar... pero a pesar de eso hace años cometí uno de los peores errores al hacer el regalo equivocado sin tener en cuenta que no sólo el envoltorio es importante para un chino (demuestra el interés que te has tomado) sino que sobre el contenido hay todo tipo de supersticiones.

Hace unos años pasó las navidades en casa una chica encantadora ( de China) y todos le cogimos muchísimo cariño, así que cuando se acercaba el día de la despedida quise tener un detalle con su familia y compré un reloj de mesa monísimo para sus padres que por supuesto pedí me envolvieran con todo el esmero posible. Me dio las gracias muy educadamente aunque la verdad es que puso una cara muy rara. No le dí mayor importancia porque durante esas semanas me había dado cuenta que no estaba acostumbrada al contacto físico y por ejemplo, los besos entre la familia o los amigos le parecía una costumbre extrañísima, de manera que pensé que por ahí iban los tiros. Unos días después me enteré de que regalar un reloj en China es uno de los peores regalos que se pueden hacer, es totalmente un tabú porque sugiere que el tiempo del destinatario está llegando a su fin, y en mandarín regalar reloj suena igual que ritual funerario. Genial por mi parte... eso si, se me ha quedado grabado a fuego para el resto de mi vida.

Por si acaso mejor ir a lo seguro que siempre se acierta. De la comida china me encanta su variedad, los colores y la forma tan sana de cocinar con tantas verduras, cocciones rápidas y pocas grasas.
A pesar de que en casa no contamos con todos los ingredientes típicos para hacerlo igual que en los restaurantes, los tallarines tres delicias es un plato fácil que siempre sale bien. De todas formas te recomiendo que te hagas con un bote de salsa de ostras (se encuentra en cualquier supermercado grande) y por supuesto salsa de soja que es todavía más fácil de conseguir.

Ingredientes:
- 300 gr. de tallarines
- 1 pechuga de pollo
- 1 filete de ternera
- 200 gr. de langostinos pelados
- 1 pimiento verde
- 1 puerro
- 1 zanahoria grande
- 1 cucharadita de jengibre
- 5 cucharadas de salsa de soja
- 1 cucharada de salsa de ostras
- 1/2 vasito de Jerez dulce
- aceite de girasol


Elaboración:
1. Este primer paso no es necesario, pero yo quería comprobar el  método de ablandar la carne con bicarbonato. Si te interesa te puedo decir que funciona de verdad, y si hubiera cortado las tiras de carne todavía más finas muchísimo mejor porque aún así quedó realmente tierna.  
Una vez cortado el filete de ternera en tiras, los ponemos en un recipiente y mezclamos con una cucharadita de bicarbonato todos los trozos, con la mano mejor. Tapamos y metemos en la nevera una media hora aproximadamente. Cuando pase ese tiempo enjuagamos con agua, secamos las tiras y ya están lista para el siguiente paso. 




2. Maceramos la ternera y el pollo cortado también en tiras con 2 cucharadas de salsa de soja y una cucharadita de jengibre en polvo. Tapamos y dejamos en la nevera una hora por lo menos. No le echamos sal porque la salsa de soja ya es suficientemente salada y siempre es mejor probar al final y añadirle un poco que fastidiarla desde el principio.
3. Cortamos en bastoncitos las verduras procurando que sean del mismo tamaño.
4. Hervimos los tallarines, los refrescamos y los dejamos listos para añadir al final.


5. En un wok o cazuela ancha a fuego alto y con dos o tres cucharadas de aceite de girasol, empezamos salteando la zanahoria en primer lugar porque es lo más duro. Añadimos los pimientos verdes, salteamos un par de minutos y ponemos el puerro. Seguimos removiendo y por último incorporamos el calabacín.  Las verduras deben quedar al dente, y en cuanto estén en ese punto las retiramos a un plato. 



6. En el mismo wok ( si es necesario volvemos a poner un poquito de aceite) salteamos los langostinos crudos hasta que cambien de color y también los retiramos.
7. Ahora añadimos las carnes y en cuanto pierdan el color de crudo añadiremos el Jerez dulce y dejamos unos minutos (siempre hacemos todo a fuego fuerte) para que se evapore el alcohol.



8. Echamos en el wok con la carne todo lo que teníamos reservado, las verduritas y los langostinos. Terminamos añadiendo las 3 cucharadas de salsa de soja restantes y la cuchara de salsa de ostras. Removemos un poco y mezclamos muy bien con los tallarines ya fuera del fuego para que no se pasen.


¡Están para chuparse los dedos!



¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

jueves, 11 de mayo de 2017

FOGLIE D'ULIVO CON BECHAMEL Y JAMÓN YORK




Foglie d'ulivo con bechamel y jamón york



La pasta es la comida preferida por la mayoría de los niños y yo diría que también de los adultos por su inmensa variedad y sencillez a la hora de cocinarla. ¿Sabías que en Italia, hasta finales del siglo XVIII la pasta se comía sin ningún aliño y ni siquiera queso? Es más, el uso del tomate para acompañarla comenzó cuando los italianos los empezaron a importar de España, traídos desde América, y curiosamente es en ese momento cuando la pasta se convierte en el alimento básico de la dieta italiana. Normal, digo yo que para comerte un plato de macarrones a palo seco debes estar muy desesperado, y eso que me encanta la pasta, pero qué sería de la pasta sin una buena salsita o por lo menos  un buen aliño, verdad?

Ahora que está de actualidad el tema de las noticias falsas o bulos que corren por internet, me he encontrado una historia increíble hablando de la pasta. En 1957 la BBC emitió un corto mostrando la vida del campo en Lugano, y explicaban la mar de serios que los agricultores suizos de la zona habían conseguido árboles que daban espaguetis 😂,  y para colmo de la misma longitud con lo que era más fácil recolectarlos... toma ya!!  Bueno, pues a pesar de que claramente era una tomadura de pelo porque era el día de los inocentes, hubo numerosas llamadas al día siguiente preguntando dónde podían comprar el árbol del espagueti. A veces la ingenuidad de la gente no tiene límites, puedes decir la burrada más alucinante que siempre habrá alguien que se lo trague y lo cuente a los cuatro vientos.  

La pasta de la receta de hoy no crece en los árboles pero se llaman hojas de olivo (por su parecido con las mismas) y es un tipo de pasta de trigo duro hecha con espinacas típica según parece de la región de Apulia (Puglia) que está situada en el tacón del mapa italiano.  
La he hecho con bechamel y jamón de york, y para mí a la pasta con espinacas la bechamel le va de lujo ( en casa nos ha encantado) pero se me ocurren muchas variaciones si no te convence el jamón, por ejemplo, salmón, gambas, champiñones, cualquier cosa que te imagines le irá perfecto. También puedes añadir queso rallado y gratinar en el  horno, lo que yo no he hecho porque me daba la impresión de que iban a quedar más secos.

Ingredientes:
- 300 gr. de pasta foglie d'ulivo agli spinaci
- 1 puerro
- 1 cucharada colmada de harina
- 1/2 litro de leche (aproximadamente)
- 150 gr. de jamón york en taquitos
- 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva
- sal y nuez moscada

Elaboración:

1. Empezamos pochando el puerro en una sartén con unas cucharadas de aceite de oliva. Una vez sofrito añadimos la harina y la tostamos unos minutos para que la bechamel no tenga sabor a harina cruda.
2. Iremos añadiendo leche caliente y removiendo continuamente para evitar los grumos. Así añadiremos toda la leche, poco a poco hasta que tenga una consistencia que no sea demasiado espesa. Sazonamos con sal y nuez moscada y añadimos los taquitos de jamón york o lo que hayas pensado.



3. Hervimos la pasta según las indicaciones del fabricante, escurrimos y mezclamos con la salsa bechamel.






La foto no le hace justicia, la verdad es que está infinitamente más rica de lo que parece en mis fotos 
¿Te apetecen?



¡¡Nos vemos la semana próxima!!


También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

jueves, 4 de mayo de 2017

MOSTACHONES




Mostachones



En otras épocas no había familia que no contara con alguna monja o sacerdote entre sus miembros. Eran otros tiempos y seguramente había más vocaciones que hoy en día pero en bastantes ocasiones puede que hubiera más hambre y necesidad que otra cosa pues tener a la niña en el convento o al niño en el seminario no dejaba de ser una boca menos que alimentar.  El ambiente también era propicio y yo recuerdo contar a mi madre que en su adolescencia, interna en un colegio de monjas de clausura del País Vasco, llegó a tener tentaciones de hacerse monja al terminar los estudios. Luego la vida la llevó por otros derroteros y se le quitó de la cabeza semejante idea, lo que le he agradecido toda la vida por la cuenta que me trae.

Lo que es evidente es que en los conventos se comía bien, con austeridad pero muy bien, entre otras cosas porque tenían su propia huerta y contaban con productos frescos de temporada que sabían utilizar con maestría. En cuanto a los dulces nos han dejado auténticas joyas que saben a gloria. Además de los más famosos que todos conocemos como los huesos de santo, yemas de Santa Clara, todo tipo de bizcochos y tortas, almendrados, galletas, etc,  hace tiempo que tenía ganas de hacer estos mostachones que te traigo hoy de un libro de cocina monacal.

Los mostachones son unos bizcochitos planos que se atribuyen a las monjas del Convento de las Clarisas de Utrera (Sevilla), y sencillamente son maravillosos. Solo he usado tres ingredientes: huevos, harina y azúcar de manera que no llevan ninguna grasa, lo que los hace todavía más interesantes. Aunque he visto algunas variaciones en los ingredientes por la red he preferido hacer la receta más simple de mi libro porque me da la impresión de que era la que más se usaba en aquellas cocinas, sencillas y austeras al fin y al cabo.
Creo que te van a gustar, y cuando veas lo fáciles que son, todavía más.



Ingredientes:
- 3 huevos tamaño L                  
- 250 gr. de harina
- 250 gr. de azúcar

Elaboración:

*** Enciende el horno a 180ºC y pesa el azúcar y la harina***




1. En un bol cascamos los huevos y empezamos a batirlos. Puedes usar una varilla manual pero requiere unos 20-25 minutos de batir y batir. Por eso he usado unas varillas eléctricas que montan los huevos en un periquete y la cosa se simplifica mucho en cuestión de tiempo, pero se pueden hacer a mano sin ningún problema.
2. Cuando los huevos empiecen a subir un poco, iremos añadiendo el azúcar sin dejar de batir hasta incorporarla toda.
3. Ya hemos obtenido una crema bastante consistente así que dejamos las varillas y con  una lengua, cuchara de madera o similar, iremos tamizando la harina y mezclando hasta incorporarla toda.




4. Cubrimos la placa del horno con papel vegetal y vamos poniendo cucharadas (más o menos grandes) de la masa intentando dejar espacio entre uno y otro porque crecerán bastante en el horno y se pueden pegar entre sí. Los metemos en el horno ya caliente y los dejamos 15 minutos aproximadamente aunque pueden ser uno o dos minutos menos dependiendo del horno. Tampoco interesa que se doren demasiado o quedarán demasiado crujientes o duros. Separa los mostachones del papel con una espátula, ten en cuenta que no llevan ninguna grasa y se habrán quedado un poco pegados, pero se separan perfectamente.




Aunque no está en la receta original, los he espolvoreado con azúcar glas.

Están buenísimos, y para mojar en el cafetito o en un chocolate, no veas que cosa más rica!


Mostachones


¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

jueves, 27 de abril de 2017

FILETES RUSOS CON SALSA DE CHAMPIÑONES


Filetes rusos con salsa de champiñones



Siempre me he preguntado porqué dos de nuestros platos más habituales y conocidos se llaman ensaladilla rusa y filetes rusos cuando, que yo sepa, no tienen nada que ver con Rusia.
 Alguien los bautizó así, vete a saber porqué y el boca a boca debió de hacer el resto. Y es que la necesidad de contar las novedades o simplemente cotillear es tan natural en el ser humano que esto explica el éxito de las redes sociales, para bien y para mal.

El otro día alguien muy joven me dijo que me envidiaba por haber vivido una juventud sin facebook y sobre todo sin WathsApp! Qué libertad debías tener, me decía toda compungida, podías coger el teléfono o no, y nadie se enteraba ni te pedía explicaciones. Pensando sobre lo que me decía tenía toda la razón y es que todo esto a mi me parece una esclavitud  más que un avance en muchas ocasiones.
Tengo muchos defectos pero uno de ellos no es la curiosidad por la vida de los demás, no soy nada cotilla y hay cosas que sencillamente no me interesan lo más mínimo. Por eso no logro entender qué interés tiene publicar si te estás tomando un helado en pleno invierno a bajo cero, si te ha salido un grano y no sabes como taparlo para la fiesta de esta noche, tropecientas fotos con poses antinaturales y acompañadas de la frase trascendente del día, la de autoayuda o ñoña hasta decir basta...😡 Luego nos quejamos del riesgo que supone para los adolescentes dar tantos datos personales por la red... pero qué esperamos?

Como siempre me desvío del tema pero una cosa lleva a la otra, y oye, si no te gusta la receta siempre me puedes comentar qué opinas de esta esclavitud 😊, aunque cómo no te van a gustar estos filetes rusos con una salsita de champis si te vas a poner ciego de pan...

Ingredientes:
- 400 gr. carne picada de ternera 
- 1 diente de ajo
- perejil fresco (1 cucharada)
- 1 huevo
- sal
- aceite de oliva
Salsa:
- 1 cebolla
- 300 gr. de champiñones laminados
- 1 chorrito de brandy
- 1 vaso de caldo de pollo o carne
- 200 ml. de nata líquida
- aceite de oliva

Elaboración:
1. Mezclar la carne picada con el diente de ajo picado, el perejil también picado y el huevo entero. Sazonar con sal y mezclar bien todos los ingredientes. A veces pongo un poco de miga de pan remojada en leche y escurrida pero hoy no lo he hecho.
2. Formar los filetes rusos, enharinarlos y freírlos en una sartén con aceite de oliva. Reservarlos en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de grasa.


3. En otra sartén o cazuela ancha pochar la cebolla en un poquito de aceite de oliva hasta que empiece a ablandarse. Añadir los champiñones laminados y sazonar con sal y pimienta negra.
4. Añadir un chorrito de brandy (yo lo hago a ojo, pero más o menos medio vasito pequeño). Dejar unos minutos para que se evapore el alcohol y entonces echar el caldo de pollo o carne. Si no tienes puedes añadir un cubito de caldo concentrado con un vaso de agua. Dejar hacer unos cinco o seis minutos y por último incorporar la nata y mezclar.
5. Poner en la cazuela los filetes rusos y dejar unos minutos a fuego medio en la salsita.


¡¡Al ataque!!


¡¡Hasta la semana próxima!!

Y a pesar de lo dicho anteriormente...
También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

jueves, 20 de abril de 2017

LENTEJAS CON VERDURAS (Lentejas viudas)





Después de estos días de descanso retomo el blog con un plato de cuchara, y con el tiempo tan maravilloso que hemos tenido, más vale que lo publique ya porque hay días que parece que estamos en verano.
Que las lentejas traen buena suerte lo sabemos todos, hasta el punto de que en muchas casas es costumbre comer un plato de lentejas la cena de Noche vieja para empezar el nuevo año con buen pie.
Pero ¿sabes porqué? Pues no es una superstición moderna ni mucho menos porque ya en la Antigua Roma los amigos y la familia  se regalaban un puñadito de lentejas que  siempre llevaban en una bolsita de cuero atada a la cintura para atraer riquezas y buena suerte.

En realidad el origen de esta fama de suertudas se encuentra en la biblia donde se cuenta que Jacob cambió a su hermano Esaú la primogenitura por un plato de lentejas al llegar a casa, supongo que muerto de hambre.  Jacob, al convertirse en primogénito heredó el derecho a tener el nombre de Israel y así lo prestó a la nación de sus descendientes, los israelitas. Ahora bien, hay otra lectura más negativa: que el pobre Esaú se vendió muy barato y de ahí la expresión "venderse por un plato de lentejas".

No me vendería por un plato de lentejas más que nada porque durante mi infancia fueron mi cruz y la de mi madre de paso, pero con los años me han llegado a gustar ( sobre todo si las hago yo) y desde que uno de mis hijos se hizo vegano se las hago con verduras cuando viene a comer a casa. Las lentejas con verduras o viudas en cada casa se hacen de manera diferente, aprovechando las verduras de temporada o las que tengamos a mano, a veces picando mucho las verduras para que pasen desapercibidas o más grandes para que se noten, a veces haciendo las verduras primero y luego añadiendo las lentejas o haciendo todo a la vez. Estas son las mías:


Ingredientes:
- 300 gr. de lentejas pardinas
- 2 patatas
- 1/2 pimiento rojo
- 1/2 pimiento verde
- 1 cebolla
- 1 puerro
- 2 zanahorias
- 1 diente de ajo
- 3 cucharadas de tomate frito
- 1/2 cucharadita de pimentón dulce
- 1/2 cucharadita de pimentón picante
- 1 hoja de laurel
- aceite de oliva
- sal
- agua

Elaboración:
1. En una cacerola con un poquito de aceite de oliva pochamos la cebolla, el puerro y el diente de ajo durante unos minutos.
2. Pelamos y cortamos las zanahorias en rodajas y los pimientos en dados. Añadimos al sofrito anterior y rehogamos unos minutos más. Si quieres que pasen desapercibidas habrá que cortarlas todas muy pequeñitas, que yo no lo hago porque a mi me gusta que se noten.
3. Añadimos el pimentón, el tomate frito y la hoja de laurel junto con un vasito de agua. Removemos todas las verduras y dejamos hacer a fuego medio-bajo durante diez o quince minutos.



4. Las lentejas, previamente lavadas en un colador, las incorporamos al guiso de verduras y cubrimos con agua fría. Esto es importante para que las lentejas arranquen la cocción lentamente.
Volvemos a poner un poco de sal y dejamos que vuelvan a hervir, en ese momento bajamos el fuego y que se vayan haciendo lentamente. Es mejor añadir agua según vayan necesitando que poner demasiada al principio para dejarlas a tu gusto, más caldosas o más espesas.



5. Entre 15 y 20 minutos después, añadimos las patatas en trocitos, tapamos y que sigan haciéndose tranquilamente hasta que estén hechas totalmente. 




Lentejas con verduras, viudas, de cuaresma, veganas... 
lo importante es que son un plato completo, rico,  sano y con pocas grasas.


¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter



jueves, 6 de abril de 2017

HAMBURGUESAS DE ATÚN Y SURIMI



Hamburguesas de atún y surimi


Aprovechar las sobras te hace usar la imaginación como pocas cosas en la cocina. Hasta en los concursos de cocina ,que me los trago todos, suele haber una prueba para cocinar con restos de verduras, pieles de cebollas, huesos y restos de carnes o raspas de pescado. Mi aprovechamiento de hoy es un poco absurdo por escaso, pero es la raíz de esta receta aunque no lo parezca.


El otro día me sobró una cantidad ridícula de arroz hervido y no sabía que hacer con él, era tan poco que no llegaría para nada pero resistí el impulso de tirarlo por si acaso, porque todo se puede aprovechar. Y si no, mira lo que te traigo hoy, unas hamburguesas diferentes que llevan
 además del arroz una latita de atún y unos palitos de surimi.
La primera vez que las hice no les puse atún pero si muchos palitos  y no me gustaron tanto pues aunque de sabor estaban ricas el atún les da más jugosidad y es más fácil formar las hamburguesas. Y quién no tiene una latita de atún en la despensa, verdad? Como verás los ingredientes son de los que siempre tenemos en casa aunque puede que no tengas cebollino pero puedes sustituirlo por un diente de ajo y un poquito de perejil picado.

La próxima vez que te sobre un poquito de arroz te acordarás de estas hamburguesas, y si no quieres esperar hierve un puñadito de arroz porque merecen la pena. Ya me contarás.


Ingredientes
- 5 cucharadas grandes de arroz hervido
- 5 palitos de surimi
- 1 latita de atún en aceite
- cebollino
- pan rallado (el que necesite)
- 1 huevo
- harina para rebozar
- aceite de oliva para freir
- 4 panes de hamburguesas

Elaboración:
1. En un bol mezclamos el arroz hervido con los palitos troceados, el cebollino picado chiquitín, la latita de atún escurrida del aceite y el huevo. Removemos todo bien y vamos añadiendo pan rallado poco a poco hasta que se puedan hacer unas hamburguesas que no se desmenucen.




2. Las pasamos por harina y las freímos en una sartén con aceite de oliva hasta que estén doradas. Hay que hacerlo con  un poco de cuidado, no dejan de ser de arroz y son más frágiles que si fueran de carne, espera a que  se doren bien por un lado y dales la vuelta una sola vez que al fin y al cabo solo hay que dorarlas. Las dejamos en un plato con papel de cocina para que escurran el exceso de aceite.




Montamos las hamburguesas a nuestro gusto. Yo unté mayonesa en el pan, unos trozos de lechuga, una rodaja hermosa de tomate y listo!




Que pases una feliz Semana Santa y nos vemos en unos días.

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

jueves, 30 de marzo de 2017

PURÉ DE CALABACIN Y JUDÍAS VERDES



Puré de calabacín y judías verdes


Todos recordamos la que se montó por el famoso chorizo en la paella de J. Oliver. No es una cosa que me quite el sueño, la verdad, cada cual cocina como le da la real gana y añade los ingredientes que le parece o tiene a mano. Eso es lo normal y lo que hacemos todos... entonces es cuestión del nombre.
Quizás lo que menos me importa es que le hubiera añadido chorizo, lo que realmente me fastidia es que lo llamara paella y no simplemente arroz con tal y chorizo.
Aquí llevamos toda la vida llamando carbonara a una salsa para pasta con nata y bacon y no es así porque la verdadera carbonara no lleva nata. Si fuera italiana estoy segura de que esto me traería por la calle de la amargura, de la misma manera que nos hemos sulfurado con esa paella choricera.

Yendo a la receta de hoy, a cualquier cosa triturada le llamamos crema. Y hoy me ha salido la vena purista así que no señor, un puré no es una crema. Un puré no lleva nata ni leche, ni mantequilla, no lleva queso, no lleva nada especial porque de hecho es de lo primero que damos de comer a los bebés después de la etapa biberón. Además los lácteos interfieren en el aprovechamiento del hierro de las verduras y limitan su absorción, pero debe ser que suena mejor crema que puré, es como más gourmet o así... en fin, no deja de ser una tontería pero resulta que al final la cuestión del nombre me importa más de lo que pensaba.

Este puré de verduras es riquísimo y saludable y como forma parte de mi dieta actual, casi sin grasas. Para no añadirle ni una gota de aceite de más, he hecho los picatostes en el horno que para mí están infinitamente más ricos que fritos, pero eso va a gustos ( y necesidades).

Ingredientes:

- 1 calabacin
- 300 gr. de judías verdes
- 1 puerro
- 1 cebolla pequeña
- 1 patata
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- unas rebanadas de pan duro para los picatostes

Elaboración:
1. Si vamos a utilizar el calabacín con su piel (si no amarga) primero habrá que lavarlo bien, también las judías, el puerro cuidando que no quede nada de tierra y la cebolla.
2. En una cacerola con el aceite de oliva pochamos a fuego medio el puerro picado y la cebolla.
3. Añadimos el calabacín troceado, la patata y las judías a las que habremos quitado las hebras y troceado también. Cubrimos con agua y sazonamos con sal. Dejamos a fuego medio hasta que las judías estén hechas que es lo que más tarda.



4. Si tiene demasiado caldo tendremos la precaución de quitar un par de cacitos, trituramos con la batidora o un pasapurés y añadimos el líquido reservado si nos ha quedado demasiado espeso.



5. Cortamos dos o tres rebanadas de pan en daditos y los colocamos en la bandeja del horno encima de papel vegetal. Calentamos el horno a 200ºC  y metemos la bandeja, damos unas vueltas para que se tuesten por todos lados y en cuestión de unos minutos estarán perfectamente dorados.



Como pusimos muy poco aceite al hacer el puré podemos añadir unas gotas de aceite de oliva virgen extra que es mucho más sano en crudo, y terminamos con los picatostes recién salidos del horno.



Evidentemente puedes añadir unos quesitos, leche o un poco de nata una vez que esté todo triturado y entonces si, tendrás una crema fabulosa.


¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter